Soy deudor de mis padres en lo referente a mi afición por la lectura y la música y el cine y tantas otras cosas. A ellos les dedico esta web. Nunca lo agradeceré lo suficiente.

 

Y en lo que respecta a los comics, nunca olvidaré el papel que jugaron mis tíos Antonio y Begoña, cuando me mandaron desde Francia los primeros ejemplares originales que vi en mi vida de la revista Tintin Belga y francesa. Hablamos de principios de los 70, cuando esas cosas eran impensables en nuestro ambiente. A partir de ahí me enganché a la bande dessinée. Probablemente influyó el que en el colegio se estudiaba francés.